Es curioso lo difícil que resulta interrogar al paciente acerca de la expectoración. Quizás sea la parte más escatológica de los síntomas respiratorios. Algunos pacientes se incomodan cuando le insistimos interrogándole a acerca de las características del moco, las diferencias en su color, olor, consistencia, cantidad, factores que la aumentan,  predominio horario…

Cada una de estas características hará que su médico sospeche una u otra enfermedad y de ahí la insistencia al preguntarle.

En esta entrada y en algunas más a lo largo de estas próximas semanas explicaremos que es la expectoración, porque se produce, que indican cada una de sus características, su utilidad clínica, el modo de analizar y obtener las muestras del esputo para finalmente acabar dándote información  del tipo de expectoración más alarmante la hemoptisis.

 

La expectoración es el material que se expulsa por la boca, desde el tracto respiratorio inferior, los bronquios, por medio de la tos. En general no es normal expectorar.

El sistema mucociliar

El árbol bronquial esta tapizado por una mucosa muy fina (groso 5-10 micras) en la que hay glándulas mucosas,que como no puede ser de otro modo fabrican moco, y células caliciformes.     (Ig A)

En esta mucosa podemos distinguir dos capas una más superficial que atrapa las partículas y microrganismos que entran con la respiración en el pulmón la llamada capa gel y otra capa más profunda y menos viscosa que permite el movimiento de los cilios, unos pelillos de 5-7 micras que se mueven 1000-1500 veces por minuto desplazando la cubierta de moco hacia arriba. El moco se desplaza a 1 milímetro por minuto en las vías aéreas más pequeñas y periféricas ( bronquiolos) y a mayor velocidad 2 centímetros por minuto en la tráquea  hasta llegar a la faringe donde se deglute.

“Como resultante de este movimiento del denominado sistema mucociliar la depuración de la mucosa bronquial sana es de 24 horas “

Si se fabrica más moco que el que se logra deglutir, o si el sistema mucociliar se encuentra dañado es cuando aparece la expectoración.

La causa más frecuente de expectoración es la respuesta infamatoria de la mucosa bronquial (bronquitis) ante distintos irritantes como humos (Bronquitis crónica del fumador), alérgenos ( bronquitis asmática)o agentes infecciosos ya sean virus o bacterias (bronquitis aguda) pero también puede aparecer en bronquiectasias ( dilataciones anómalas y permanentes de los bronquios generalmente secundaria a infecciones previas), fibrosis quística (enfermedad hereditaria) y algunos abscesos pulmonares. El carcinoma bronquioloalveolar también produce ocasionalmente una expectoración muy copiosa.